EL CÓLERA EN CHILE (1886-1888)

Enrique Laval R.

Artículo completo:  scielo.conicyt.cl/COLERA EN CHILE

“Cuando apareció el cólera, la sociedad tembló de miedo. Se tomaba todo género de medidas, hasta las más absurdas, y era tal la ignorancia reinante, que según contaba Vicente Grez, una dama enloquecida de terror, se presentó a la Cordonería Alemana pidiendo diez varas de cordón… sanitario”. (Memorias del Tiempo Viejo. Luis Orrego Vicuña. Ed. Univ. de Chile. 1984. Stgo. de Chile).

“Revuelo provocó en Santiago la noticia de la llegada del diputado don Guillermo Puelma Tupper, quien rompiendo el cordón sanitario regresó desde la Argentina, por un paso del sur. El diputado quedó aislado y sólo se permitió la visita de su padre y de su hermano, el doctor Francisco Puelma Tupper. Se dispuso que se fumigara y que sólo podría irse a su casa aislado por dos días, ocupando sólo las dependencias de altos. El señor Puelma Tupper, salió de Mendoza, el día 9 del corriente, cuando no había todavía ningún caso de cólera en la ciudad, Anduvo por la cordillera caminando sin cesar durante once días, permaneciendo tres noches sin dormir, hasta que llegó a Chile, pasando a caballo a Chillán. El señor Puelma Tupper vino cambiándose y botando ropa durante todo el trayecto, hasta el punto de llegar sin equipaje, y se dio cuatro fumigaciones”. (“El Mercurio” de Valparaíso, miércoles 22 de diciembre de 1886).

El cólera había aparecido el 1 de octubre de 1886 en el barrio de la Boca en Buenos Aires; rápidamente se difundió en la capital y de ahí se propagó a Rosario, Córdoba y Santa Fe. En Mendoza los primeros casos aparecieron el 7 de noviembre y el pánico se apoderó de la población. Sus habitantes huyeron en todas direcciones, llegando algunos a Chile y el 25 de diciembre se inició la epidemia en la villa de Santa María, cercana a San Felipe1. “Los vecinos de dicho pueblo echaron a correr que, furtivamente, por las Cuevitas, camino extraviado de la cordillera, habían visto al argentino Eloy González, atravesando en compañía de su criado Jerónimo Álvarez, el que enfermó de cólera, murió y dejó la epidemia en nuestro país”2. Dos o tres días más tarde se denunciaron casos en la misma ciudad de San Felipe, en La Calera, Quillota, quedando todo el valle de Aconcagua contaminado”…

Fotografia: Memoriachilena.cl

Fumigación hacia 1900.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*